Si estas embarazada o lo has estado alguna vez, seguramente coincidirás conmigo en lo difícil que es dormir en el tercer trimestre.

Yo he de reconocer que no tuve el típico sueño que cuentan muchas mujeres en el primer trimestre. Pero desde que estaba de cuatro meses ya no podía dormir bien por las noches. Claro que yo estaba embarazada de mellizos y aunque solo engorde 9 kilos todo era barriga.

Mi embarazo la verdad  es que fue algo singular pero la hora de dormir…madre mía.

Toda una odisea:

  • No beber mucha agua para no levantarme (aunque de todas formas me levantaba como 15 veces sin exagerar hacer pipi). Claro que pasaba, que como la tenia que liar tan grande para acomodarme, cuando ya estaba medio quedándome dormida, OTRA VEZ ME LEVANTABA. Vamos un sin vivir.
  • Cojines. Mejor dicho, tropecientos cojines. Estos eran mi mejor aliados. Tenia cojines para todo, para la espalda, la barriga entre las piernas, entre los pechos y la almohada claro.
  • Mi marido. Que me abrazara pero no mucho, porque me daba calor, pero tampoco que se separara porque si no me creía que pasaba de mi. Y claro por la noche su patadita se llevaba alguna noche que otra. Si yo me giraba el también se tenia que girar, ¿porque? no lo se, lo decía yo y punto. Y cuidadito en resoplar porque entonces me salia la vena de madre. ” yo que no puedo dormir y que llevo a tus hijos dentro, encima vas a decirme que no te despierte cuando me giro”. Loco lo tenia.
  • Y lo que me molestaba que se durmiera antes que yo…oh…reconozco que nunca he experimentado tanta mala idea.
  • La comida. Si cenaba muy tarde tenia que esperar  a que hiciera un poco la digestión, pero si esperaba mucho me entraba más hambre, lo cual era un peligro.
  • El momento de  acomodarme. Recuerdo que no sabia como ponerme, ni para un lado ni para otro. Porque claro boca abajo ni pensarlo. Y yo que soy de dormir boca abajo…tenia ganas de parir solo para dormir boca abajo. Claro que yo no me acordaba en ese momento que me iba a levantar cada dos horas para dar de comer a mis pichones.

En fin que para mi el momento de dormir en el embarazo no fue del todo placentero que digamos. Ahora lo recuerdo y me rió pero de verdad que no fue fácil.

¿Cuáles son las mejores posiciones para dormir durante el embarazo?

Para mi desde luego la mejor posición para dormir durante el embarazo fue la  posición lateral. Se dice que preferentemente sobre el lado izquierdo, ya que de este modo se aumenta la cantidad de sangre y nutrientes que llegan a la placenta y al bebé. Mantener las piernas y las rodillas flexionadas y una almohada entre las piernas puede facilitar el descanso.

¿Qué posiciones para dormir deben evitar durante el embarazo?

Dormir boca arriba. Esto puede causar problemas con la respiración y el aparato digestivo, hemorroides, presión arterial baja, dolores de espalda y disminución de la circulación al corazón y al bebé.
En esta posición el abdomen descansa sobre los intestinos y sobre vasos sanguíneos principales como la aorta y la vena cava.
Dormir boca abajo. Conforme va avanzando el embarazo, el abdomen sufre cambios físicos y lo que hace que cada vez sea más difícil poder dormir en esta posición.
Casi todas las mujeres embarazadas sufren de trastornos de sueño en el tercer trimestre de gestación. Esta manifestación va desde insomnio, la dificultad para encontrar una buena posición y hasta la incapacidad de obtener un buen descanso.
• A estas señales se le suman los constantes movimientos del feto y el incremento del volumen abdominal, el cual limita las posturas para descansar plácidamente.

Sinceramente yo creo que me ayudo mucho el relacionarme con mis alumnas que estaban embarazadas también. Y estar con mujeres que también habían sido madre.

El dar las clases de yoga para embarazadas y hablar con ellas que estaban en la misma situación que yo, fue básico para mi bienestar emocional. Ya que si mi marido me decía “te entiendo cariño” yo le decía “TU QUE ME VAS A ENTENDER” y me ponía a llorar.

Las hormonas..

Espero haber ayudado y que descanséis bien.

Ginebra Sat karam