Hoy os quiero hablar del camino espiritual. Empezar en el camino espiritual a veces puede parecer difícil, pero en realidad no lo es. El problema es que cuando algo se despierta en ti no hay vuelta atrás, y las cosas a tu alrededor empiezan a cambiar.
Las amistades cambian y otras muchas se marchan porque ya no estás en su sintonía. Y esto también afecta a las parejas e incluso puede generar al principio conflicto con la familia. Pero cuando todo se asienta todo se armoniza de una manera increíble.

El mayor propósito de cualquier camino espiritual es la entrega.

Y digo la entrega en el más amplio sentido de la palabra. La entrega implica confiar en como quieras llamarlo, en Dios, el Universo, una inteligencia superior…pero sobre todo en tu Alma. Que confías en el resultado, incluso cuando no puedes ver el resultado de una situación.
En el camino espiritual, todo se desarrolla a la perfección y no tienes que luchar ni forzar las situaciones para que te sean favorables.
Tu ego-mente intentara hacerte creer que eres un individuo asilado que trata de sobrevivir en este mundo.
Y la verdad es que eres un ser espiritual. Cuando te entregas al Espíritu y escuchas la voz de tu Alma, dejas de luchar. Te liberas del miedo y la duda y superas los obstáculos que tu ego ha creado.

Si tuviera que describir que es el camino espiritual diría de el “Aprender a de dejar ir”.

Pero eso no es fácil, es muy difícil dejar ir todo al mismo tiempo. Este es un camino compuesto de muchos pequeños pasos, es un proceso de reemplazar reacciones automáticas por otras con una mayor conciencia.

Aquí os dejo algunas cosas que a mí me han ayudado en este proceso de aprendizaje e interiorización.

1. Medita. Aprender a meditar me ayudado a conocerme más y a calmar mi mente. El poder gestionar mi energía y mi estrés para mí fue básico.
2. Saber que quieres. Sentir claramente que es lo que te eleva es saber que quiere tu Alma. De esa forma sacaras a la luz cosas que creías importante pero en realidad no lo son.
3. Lee. Lee a grandes maestros de diferentes culturas, en todos ellos hay una inmensa sabiduría.
4. Intenta todos los días mantenerte en la luz y con esto no digo que no entres en profundidad en tu oscuridad. De hecho para mí es muy importante ver tu oscuridad de frente pero entra conócete y sal.
5. Todos vivimos en la misma luz. Cuando te sientas tentado a juzgar a otro ser humano, sin importar qué tanto se lo merezca, recuérdate que todos estamos haciendo lo mejor que podemos desde nuestro propio nivel de conciencia.
6. Ten paciencia contigo y con los demás.
7. Practicar Yoga. A mí me cambio la vida, me ayudo a conectarme con mi cuerpo.
8. Compromete te contigo. Ponte un ratito al día para desarrollar tu espiritualidad “El que siempre tropieza pero nunca se cae”no te rindas.

Espero que os guste.
Luz, paz y amor.
Ginebra Sat Karam