La verdad es que nunca pensé que la meditación fuese a ponerse tan de moda como ahora. Bueno no es que este muy de moda si no que ahora si hablas con cualquiera de meditación no significa que seas un bicho raro.
De alguna manera todos hemos oído hablar de ella, a veces de una forma acertada y otras no.
Aún me acuerdo cuando mi madre se creía que estaba en una secta solo porque le decía que no respiraba bien, o que enfocar la visión en el tercer ojo me ayudaba a concentrarme y a sentirme más relajada.
La verdad es que la meditación tiene tantas ventajas que numerarlas todas se me hace eterno, pero gracias a ello se ha vuelto más popular que nunca.
Pero así a grandes rasgos la salud, el bienestar y los procesos mentales mejoran con la meditación y, con el tiempo, los beneficios aumentan de manera considerables.

Al principio meditar solo, es más difícil, lo ideal es empezar con alguien con experiencia que te guíe. Luego cuando ya vas teniendo practica es mucho más fácil.
Pero si meditar solo ya es una experiencia increíble cuando se medita en grupo la experiencia se multiplica llegando a ser muchas veces inolvidable.

La meditación es una práctica individual por naturaleza, el efecto resonante de hacer esta actividad en grupo, hace que la meditación tenga una mayor profundidad personal y espiritual.
La meditación no sólo ha sido una forma de buscar conocimiento interior. Tiene el potencial de transformar el mundo.

Durante varias décadas se ha investigado el poder de la meditación, y los resultados parecen validar lo que los antiguos sabios dijeron:

“Hay más paz cerca de los iluminados”

Tal vez nosotros, en lo personal, no nos consideremos iluminados, pero el efecto grupal se multiplica con cada miembro del grupo.
Sin embargo, el efecto grupal únicamente es efectivo si los participantes sienten que han logrado algo más de lo que podrían hacer solos en casa.

Por fortuna, los meditadores en grupos muchas veces nos dicen que se sienten menos solos y más conectados con los demás. Su práctica adquiere mayor profundidad, y llegan a un silencio más profundo del que experimentan en solitario. Esto se debe a la energía que se forma y sostiene el grupo.
Espero haberos inspirado a que meditéis en grupo, de verdad que es toda una experiencia.

Luz, paz y amor.
Ginebra Sat karam